Adivina cuánto te quiero

 

 

de Sam McBratney

ilustrado por Anita Jeram

Editorial Kókinos

 

El autor de este cuento no sabía que se convertiría en un clásico actual cuando decidió escribirlo. Fue la magnífica combinación entre el texto visualmente claro y las tiernas ilustraciones de las liebres de color avellana. Es perfecto para explicar cuánto quieres a alguien de una forma sencilla y al mismo tiempo contundente. La letra es grande, fácil de leer, fácil de narrar… tumbados en la cama, acurrucados en el sofá. Es ideal para contárselo a nuestros niños miestras los abrazamos.  Y la magia comienza cuando ellos nos lo cuentan a nosotros, aunque no sepan leer. Ahí es donde nos sentimos liebres pequeñas otra vez.

Sam McBratney nadió en Belfast, Irlanda del Norte, tierra de leyendas. Estudió historia en Dublín y trabajó muchos años de maestro de colegios e instritutos. Sin embargo, su verdadera vocación era contar historias. Según decía, el acto de imaginar le hacía sentir bien. Intentaba pensar qué les gustaría a los niños.

 

A lo largo de su trayectoria escribió muchos cuentos, y novelas juveniles. La más conocida fue La hija del cacique, publicada en 1993, galardonada con el Premio al Mérito al año siguiente.

 

 

 

Sin embargo la fama le llegó, cuando decidió colaborar con la ilustradora Anita Jeram, y entonces surgieron multitud de títulos, como el que destacábamos al principio. Gracias a ellos consiguió varios premios tanto en Europa como en América, acquiriéndo fama internacional.

 

 

 

 

 

 

 

Cuando investigo sobre los autores de los cuentos que recomiendo, no puedo evitar ver pinceladas de mi propia realidad, e imaginar que algún día yo también escribiré una historia que os haga vibrar. Mientras tanto, seguiré leyendo y compartiendo mis descubrimientos.

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Share This